¿Cuántos tipos de traducción existen? Conceptos básicos

Unos folletos multilingües sobre una mesa ilustran los tipos de traducción

La traducción es uno de esos servicios que todo el mundo sabe más o menos en qué consiste, pero el proceso de conseguir justo lo que necesitamos la primera vez que nos surge una necesidad de traducción puede acabar siendo abrumador. Al fin y al cabo, se trata de un mundo muy complejo y con muchas ramificaciones, por lo que sería conveniente tener claros algunos conceptos básicos antes de solicitar unos servicios de traducción. A continuación veremos qué grandes tipos de traducción existen según tres criterios distintos.

¿Traducción o interpretación? ¿No es lo mismo?

Esta distinción entre los tipos de traducción debe ser la primera y la más importante: la traducción y la interpretación no son lo mismo. De forma general, en medios y en el día a día, se suele usar “traducción” para referirse a todo por igual, pero la realidad es que un traductor y un intérprete tienen tanto habilidades como formas de trabajo muy distintas.

Efectivamente, tanto la traducción como la interpretación consisten en trasladar un mensaje de un idioma a otro, pero el punto de distinción reside en el canal mediante el cual se transmita dicho mensaje. Dicho más sencillamente, la traducción se ocupa de textos escritos y la interpretación trabaja con discurso oral y, por eso, sus formas de trabajar son muy distintas.

El trabajo del traductor

Como hemos comentado, el traductor trabaja con todo tipo de textos escritos, que pueden ir desde libros hasta subtítulos, pasando por todo tipo de documentos: médicos, corporativos, legales, técnicos y un largo etcétera. Así, por lo general, el traductor trabaja con un ordenador, bien como autónomo o bien en plantilla dentro de una empresa, y con plazos de entrega definidos y teniendo con la oportunidad de documentarse sobre el tema de la traducción, consultar recursos como diccionarios o glosarios especializados y de revisar el texto.

El trabajo del intérprete

Por su parte, la interpretación implica la transferencia oral del significado entre dos idiomas en tiempo real. Esto puede ser en situaciones como conferencias, reuniones, juicios, entrevistas, etc. Los intérpretes deben ser capaces de procesar y transmitir el mensaje instantáneamente mientras se está hablando en el idioma original, lo que supone que, además de tener un conocimiento profundo de los idiomas, deben contar con habilidades de escucha y comunicación excepcionales.

La interpretación puede ser simultánea (el intérprete habla al mismo tiempo que el orador original, generalmente a través de un sistema de auriculares) o consecutiva (el intérprete toma notas mientras el orador habla y luego reproduce el discurso en el idioma de destino).

Diferencias entre la traducción directa y la traducción inversa

Si bien es cierto que los conceptos de traducción directa y traducción inversa solo se suelen utilizar dentro del gremio, es útil que todo aquel que vaya a utilizar un servicio de traducción tenga unas nociones básicas para poder comprender mejor lo que necesita y lo que le ofrecen.

Que la traducción sea inversa o directa depende de las lenguas de trabajo de cada traductor: llamaremos traducción directa a la que haga desde otros idiomas hacia su lengua materna y traducción inversa a la que haga desde su lengua materna hacia otros idiomas. Por supuesto, una persona bilingüe podrá tener más de una lengua materna, por lo que sus combinaciones se multiplicarán.

Veamos un ejemplo. Un traductor puede tener como lenguas maternas el castellano y el gallego y, además, trabajar con el inglés y el francés. En este caso, las posibles combinaciones lingüísticas con las que puede trabajar quedarían de la siguiente manera:

Traducción directaTraducción inversa
De inglés a castellanoDe castellano a inglés
De inglés a gallegoDe gallego a inglés
De francés a castellanoDe castellano a francés
De francés a gallegoDe gallego a francés

Tipos de traducción según la especialidad

Por último, también podemos distinguir diferentes tipos de traducción que se caracterizan en algunos casos por el tipo de texto o material con el que se trabaja y en otros por el área temática del mismo. La traducción es una profesión compleja y altamente especializada, lo que significa que cada traductor estará especializado en uno o varios campos de conocimiento, que serán con los que trabajará más a menudo y, por lo tanto, en los que tenga más experiencia. Por raro que parezca, un traductor suele saber mucho, pero no puede saber de todo.

La lista de especialidades de traducción podría ser infinita, ya que existen tantas como campos de conocimiento. No obstante, estas son algunas de las grandes categorías que se emplean más habitualmente y los textos de los que se ocupa cada una:

  1. Traducción literaria: obras literarias como novelas, cuentos, poemas, cómics…
  2. Traducción técnica: documentos como fichas técnicas, guías o manuales de usuarios, manuales de montaje, instrucciones, etc.
  3. Traducción médica: documentos médicos como informes clínicos, investigaciones, documentos farmacéuticos, etc.
  4. Traducción jurídica: documentos legales, contratos, sentencias judiciales, leyes, etc.
  5. Traducción audiovisual: contenido audiovisual como películas, series de televisión, videos corporativos, videoconferencias, etc. 
  6. Traducción financiera y/o económica: documentos financieros, informes económicos, presupuestos, auditorías financieras, etc.
  7. Traducción científica: documentos científicos, artículos de investigación, papers académicos, etc.
  8. Traducción de marketing y/o publicidad: materiales de marketing, anuncios, campañas publicitarias, etc.
  9. Traducción de software o localización: interfaces de software, aplicaciones móviles, videojuegos, etc.

Cabe destacar que, aunque se suele tratar como una especialidad general, la traducción audiovisual abarca muchos tipos de servicios muy distintos entre sí, como pueden ser el subtitulado, el doblaje o la transcripción de audio. Más adelante veremos concretamente en qué consiste cada uno de ellos.

En definitiva, hemos visto que tener claros algunos conceptos básicos sobre los tipos de traducción que existen nos será útil a la hora de solicitar un proyecto de traducción. Ahora seremos capaces de identificar mejor nuestras necesidades y de seleccionar un traductor o intérprete que se ajuste a la perfección a lo que buscamos, lo que sin duda se verá reflejado en una mejor calidad de la traducción final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados

Ir al contenido