Mi visita al Salon Mondial du Tourisme

Mi visita al Salon Mondial du Tourisme

Hoy quiero inaugurar una nueva sección dentro de esta web un poco más personal y, sobre todo, más variopinta que el resto. La idea general es, por un lado, que sirva de diario de todas aquellas experiencias que puedo vivir gracias a ser traductora autónoma y, por otro, que quizás pueda ayudar a quienes estéis empezando en la traducción y creáis que necesitáis alguna idea para arrancar. He sido (y muchos días creo que sigo siendo) una novata más y sé lo cuesta arriba que parece. Además, a quién no le va a gustar un poco de cotilleo.

Para empezar con buen pie, os voy a contar mi experiencia visitando el Salon Mondial du Tourisme de París.

¿Qué es el Salon Mondial du Tourisme?

El Salon Mondial du Tourisme es una feria de turismo que se celebra todos los años en distintas ciudades de Francia. Yo acudí a la edición número 47, que abrió sus puertas en Paris Expo Porte de Versailles del 17 al 19 de marzo. Más de 230 expositores, conferencias, charlas, exhibiciones, puestos de comida internacional…

¿Y cómo acabé yo visitando esta feria tan enorme como profesional? Es hora de confesar: por casualidad principalmente. No fui a París expresamente para la feria sino para visitar a una de mis mejores amigas y, ya que iba a pasar unos días allí y no estaba de vacaciones, decidí investigar un poco qué se iba a cocer por la ciudad esa semana, et voilà. Un planazo ante mis ojos.

¿Cómo conseguí la entrada profesional?

Esta parte fue la más sencilla. En principio pensé en comprar la entrada de visitante, pero después descubrí en la propia página web del Salon un apartado para profesionales y decidí probar suerte. Total, si me rechazaban tampoco iba a perder nada. Solamente tuve que rellenar un formulario con mis datos de contacto y mi profesión y enseguida me enviaron a mi correo una entrada profesional gratuita.

El día de la visita

El día de la visita me desperté, cogí un taco de tarjetas y me fui a la aventura. ¿Cuál era el plan? Conseguir clientes. ¿Cómo? Hasta ahí no llegaba el plan.

Recordaba que un compañero de Asetrad me había contado en una ocasión que él había ido a Fitur a conseguir clientes habiendo previamente concertado citas con algunos de los expositores para asegurarse al menos un ratito de atención. Yo lo intenté los días previos, pero en la web del Salon Mondial du Tourisme no había manera de conseguir estas citas y no tenía suficiente tiempo para hacer la criba de los más de 230 expositores, conseguir datos de contacto, que me respondiesen… Por ese lado, nada que hacer.

Al principio fue todo bastante apabullante. Mi primera feria intentando venderme, sola y en francés. Miles de personas, estímulos por todas partes. Estuve deambulando un ratito entre los expositores hasta que reuní el valor para romper el hielo y… Como siempre, nada que temer. Todos los expositores con los que charlé fueron muy simpáticos, estaban encantados de responder a todas mis preguntas y, de hecho, descubrí varias regiones de Francia que me gustaría visitar.

¿Merece la pena visitar este tipo de ferias como traductor?

Hablando un poco más en serio y ya con la perspectiva de unas semanas después, no sabría dar una respuesta firme a esta pregunta.

Para empezar por la parte negativa, fue mi primera feria y un poco improvisada, así que creo que no le saqué todo el partido que le podría haber sacado. Además, al ser el Salon Mondial du Tourisme una feria tan grande y tan importante, la gran mayoría de empresas y delegaciones de turismo de los países que exponen son organismos muy grandes, lo que significa que ya suelen tener sus contenidos en varios idiomas y, con respecto a los que no lo tienen, es muy poco probable que nos encontremos allí a alguno de los directores o responsables que nos pueden servir de contacto para exponerle nuestros servicios.

Dicho esto, también le veo una parte positiva importante. Aparte del hecho de que me lo pasé muy bien y descubrí muchas cosas interesantes, considero que como mejor se aprende es a base de prueba y error y de esta primera experiencia saqué varias ideas que puedo poner en práctica para mejorar mi comunicación y la comunicación de mi negocio con futuros clientes. En conclusión, sé que volveré a acudir a más ferias cuando tenga la oportunidad, pero intentaré enfocarme más en ferias más pequeñas e intentaré prepararlas mejor y con más antelación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados

Ir al contenido